Aislar y proteger frente al fuego son dos de las principales ventajas de la lana de roca Rockwool, un aislante natural que proporciona diversas ventajas en un mismo producto.

La lana de roca volcánica es un elemento natural incombustible que frena la propagación del fuego en caso de incendio. El aislamiento de Rockwool soporta temperaturas de hasta mil grados centígrados, no arde, no alimenta el fuego y, lo que es más importante, es una inversión en tiempo muy valiosa para operaciones de rescate de bomberos en caso de incendio.

El hecho de contar con fibras resistentes a altísimas temperaturas limita los efectos del fuego en un edificio, no propaga el incendio y aumenta la resistencia de los elementos estructurales. Por este motivo, la lana de roca Rockwool incrementa la eficacia de la protección activa ante incendios ya que mejora la seguridad de los ocupantes del edificio y protege las pertenencias.

El aislamiento Rockwool se convierte en una barrera contra el fuego que evita su propagación. Pero además de ser incombustible, este aislamiento ofrece otras propiedades ante un incendio como que proporciona aislamiento térmico ante el fuego incluso en las más altas temperaturas. Los productos incombustibles, como la lana de roca de Rockwool, no sólo impiden el crecimiento del fuego sino que actúa como una barrera ante él.

Durabilidad, aislamiento térmico y acústico

Aparte del factor de protección contra el fuego, la lana de roca volcánica de Rockwool presenta otras características fundamentales a la hora de seleccionarla como aislante como son su durabilidad y su gran capacidad de lograr un aislamiento térmico y acústico de los edificios.

A causa de su integridad estructural, los aislamientos de Rockwool no se deforman con el paso de los años ni se ven afectados por cambios de humedad y temperatura. Medio siglo después de su instalación, estos aislantes mantienen su grosor inicial y exactamente los mismos niveles de rendimiento.

Por lo que respecta al aislamiento térmico, la lana de roca alcanza un gran nivel de confort por sus propiedades aislantes. El aire seco que contiene en el interior crea una barrera al flujo del calor, además de contar con un bajo nivel de conductividad térmica de los filamentos minerales de los que está compuesta.

Además, los productos de lana de roca son unos de los aislantes más utilizados en la construcción por ser los más eficaces. Fundamentalmente reducen los sonidos y son una barrera acústica combinados con otros productos como son las placas de yeso laminado. La lana de roca ofrece soluciones para todo tipo de ruidos y vibraciones de la vivienda a través de su uso en techos, en la envolvente del edificio, en habitaciones o suelos.

En Disate te ofrecemos los mejores precios en las soluciones contra el fuego de Rockwool y te asesoramos acerca de sus usos según tus necesidades. Ponte en contacto con nosotros a través de nuestro teléfono de atención al cliente 960 600 525 o enviándonos un e-mail a disate@disate.es.

Leave a Reply